DOS LOBOS


Rodéame en los brazos de la locura,
extirpa a la bestia
y deja la funda en la mesilla
-junto al vaso de agua-

Tápale la boca a la sábana
y limpia el sudor de esos gritos.

Al alba solo quedan
miradas de oficina, un carraspeo
y dos perchas sobre la cama.

En el armario hay dos lobos
esperando la medianoche.

Nea Thea.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *