EL ABRAZO

Declina en el aire una nota
y sostenla en do menor.
Desabróchate del mundo
mientras el silencio
encoge el reloj.

 

Deja que sumerja en tu pecho
la increíble sensación
de la pausa del mundo
en un no lugar,
en un no momento.


Cuando regrese el suelo
a tus pies
recoge el vestido
y simula que la carne
duró una vida

en aquellos segundos.

 

Nea Thea.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *