ENHORABUENA

Después de muchas resacas

tras beber de otros labios

y después de intentar

fundir tu hielo

en el jarabe de otras piernas

comprenderás

que no hay suficientes peldaños

que te suban a Venus,

ni licor tan poderoso

para enjuagar tu cabeza

y escupir la pena

que provocan

“ciertas ausencias”.

 

Nea Thea.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *