FLOR AZUL

Cuántas veces me pensé
en el filo de la luna
para abrazar mis cenizas
en la cintura de un instante.

Cuántas veces
me arropé tan fuerte
que no pude cambiar
la sábana al presente
ni abrir las ventanas.

Y secuestrada por polillas
el futuro me quiso devorar.

Cuántas veces vi
en la mancha del pasado
una sombra fallida
de un recuerdo hecho invierno.

Cuántas veces arranqué mi culpa
para cegarme de barro
y enterrar mis pétalos
en el jardín del olvido.

Por fin llega el verano.
Y en mi memoria crece
una nueva flor azul.

 

Nea Thea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *