UN MARTES A BARCELONA

Sentada en el suelo
rodeada de nubes
y con el sol
entre mis piernas
te escribo
una poesía
en lo que canta
un gallo
-a su gallina-

Varias manzanas
me quieren morder
mientras
me desnudo
en el papel.

Me encanta
el mes de abril.
Me regaló
tu nombre
y puso tacones
a mis manos.

Ahora me sientes
llegar
a miles de poemas
de distancia.

Voy a llevarte
a ROMA del revés
y un martes a Barcelona.

Sentada en el suelo
miro tus ventanas
llorando
de par en par.

¡Cómo me gusta
con mi palabrería
quitarte las cortinas!

Nea Thea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


4 pensamientos sobre “UN MARTES A BARCELONA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *