Comerse el mundo
es
demasiada «hambrición».

 

Nea Thea.