Para todas las situaciones

-buenas y malas-

sirve la frase:

«Esto también pasará».

Nada permanece.

Y «Nada»…lo sabe.

 

Nea Thea.