El día que comienzas a quererte a ti mismo
es fácil elegir a quién dar una segunda oportunidad.

Cuando no hay autoestima, no hay escudo
y dar una segunda oportunidad
es como entregar otra bala
porque la primera no te mató.

 

Nea Thea.