Cuando crees que en una relación va cuajando la confianza y la pasión ha puesto el punto justo de sal, llega la típica patata dura que no deja de tocar…

los huevos.

 

Nea Thea.