No existe
un solo día
en el que ate un lazo
sin recordar
los botones que perdí.

 

Nea Thea.