No vendas tus alas
si pides tatuajes.
Tú quieres un guindo
y yo tengo piñones
-y tú no los comes-

Nea Thea.