A veces bastaba
una mirada suya
en verde
para frenarme en rojo.


Nea Thea.