Si te rompen el corazón
recuerda que aún tienes
cuatro dedos más.

 

Nea Thea.